+54 9 351 383-1266

Deja tu Comentario y crecemos juntos
    GALERIA DE FOTOS EQUIPO CONTACTO CORREDOR
    SUMATE AL EQUIPO DE ENTRENAMIENTO
    TALLER ENTRENAMIENTO NOCTURNO
    CAPACITACION ANUAL

    COMPETENCIA NOCTURNA

    LO MÁGICO DE CORRER DE NOCHE

    Después de correr una competencia nocturna o por lo menos que la carrera transcurra en gran parte de la noche, te queda una sensación «especial», como «diferente», incluso «mágico». Y si le preguntas a cualquier corredor que ha venido participando en carreras diurnas y prueba con una de noche, capaz que te expresan lo mismo. Este tipo de experiencias son las que quedan grabadas en la memoria, por que correr de noche te pega en el cuerpo y sobre todo en las sensaciones.

    Pero no todo es «mágico» cuando se corre de noche, este tipo de carreras esconden ciertos riesgos que hay que tener muy en cuenta, pensemos solo en los riesgos de los senderos durante el día, imaginémonos como se potencian en la oscuridad. Por ejemplo, uno de los hechos que más se suceden en este tipo de carreras es el extravío de competidores durante la competencia. Para evitar esto, se soluciona por parte de los organizadores mediante una óptima señalización del trazado, pero hay un componente muy importante de parte del atleta en cuanto a la concienciación de lo que se enfrenta.

    Y para eso están los entrenamientos. «Si queres correr de noche, tenes que entrenar de noche».. alguna vez me dijo un entrenador haya en mis años mozos. En ese entonces no existían los elementos tecnológicos que nos ayudan hoy a transcurrir en la oscuridad, así que la cosa era mas audaz. Por suerte hoy contamos con organizaciones que se han especializado en esto, tecnología que te permite confiar en ella y elementos que se han ido sumando para nuestra seguridad. Vamos a enumerar algunos tips a tener en cuenta.

    1. ILUMINACIÓN

    Se puede afirmar que es el elemento fundamental, ya que para correr en la oscuridad necesitamos luz, y cuanto mas potente sea esa iluminación, más seguros vamos a estar sobre el sendero. La forma más común hoy en día es colocar una linterna en nuestra frente, utilizar un frontal es cómodo y eficiente, ya que para donde veamos allí estará iluminado. De todas maneras, nuestros ojos no están preparados para este estimulo, por lo que, es necesario entrenar con el frontal para que poco a poco nos vayamos acostumbrando a leer adecuadamente las sombras, los matices del sendero, a percibir mejor la profundidad de campo.

    A la hora de elegir un frontal es necesario tener en cuenta:

    Evita frontales que superen los 200 gramos con las pilas incluidas. Los fabricantes muchas veces colocan el peso del frontal sin las pilas, atento a este dato.

    Tu primer criterio debe ser el número de lúmenes. Es decir, la cantidad de luz que desprende nuestro frontal. Por ejemplo y para dar una idea aproximada, una lampara incandescente de 100 W emite unos 1.000 lúmenes. Se aconseja para actividades como Trail running, de 80 lúmenes para arriba.

    Si incluye batería recargable, le evitarás al medio ambiente centenares de pilas desechadas. Dependiendo de la calidad de la batería, la podrás recargar unas 300 veces y a la larga ahorraras en la compra de pilas alcalinas.

    Procura que su foco sea regulable, lo que te permitirá un alcance de hasta 150 metros y ajustar el haz de luz en diferentes situaciones. Veras que en las bajadas es necesario «estirar» un poco esa distancia ya que vamos mas rápido.

    Estanqueidad o Valor IP: tanto el polvo, como el agua o el sudor pueden afectar el funcionamiento de nuestro frontal. Ni que hablar entonces si nos sorprende una lluvia en medio de la noche. Es de suma importancia la estanqueidad del frontal, no pudiendo ser menor de IP4. (resistencia a la intemperie), de esta menera nos aseguramos que estamos con un producto relativamente solvente para usar en exterior.

    1. ABRIGO

    Una largada a la madrugada no es lo mismo que una largada antes de la medianoche, y esto es lo que nos definirá nuestra forma de abrigarnos, más allá de la estación del año en la cual estemos corriendo. Si largamos durante la noche, es normal que la temperatura descienda a medida que vayan pasando las horas. En este aspecto, ir abrigado es tan importante como ir bien iluminado. De mas esta decir si lo que vamos a correr es un ultra trail, en el que por su duración estamos expuestos a diferentes cambios climáticos.

    1. LOS OTROS SENTIDOS

    Indudablemente el ser humano se apoya en gran medida sobre el sentido de la vista, y en condiciones limitantes de luz, este sentido pierde capacidad de recepción. Vamos a experimentar que nuestro amplio campo de visión diurna, se reduce notablemente cuando nos transformamos en un corredor nocturno, y nuestro campo visual se reduce a unos pocos metros. Por este motivo, es necesario entrenar también nuestros sentidos, sobre todo el auditivo. Es importante percibir lo que pasa a nuestro alrededor para aprender a escuchar la noche. Y, por otra parte, enseñamos a nuestro cuerpo correr con los otros sentidos.

    1. PSICOLOGÍA

    Si el Trail running durante el día ya pone a prueba nuestra fortaleza mental convirtiéndola en un factor importante, imagínense lo que el Trail running nocturno puede añadir. Nos vamos a enfrentar por momentos a lo que se denomina «La sensación de soledad». Para algunos esta sensación es algo excitante y los involucra en un dialogo interno entre el corredor y la montaña, sobre todo cuando corremos con los sentidos despiertos. Pero para otros esta sensación de soledad pude resultar agobiante y agotadora, sobre todo cuando quedamos solos en medio de un tramo que no vemos luces delante nuestro y parece que nuestro avance se ha detenido. Otra vez damos importancia al concepto que entrenar de forma integral es lo más inteligente que podemos ofrecer a nuestro cuerpo

    1. ENTRENAR EN GRUPO Y EN LUGARES CONOCIDOS

    En las primeras salidas de entrenamientos y si no tenemos la confianza necesaria en una competencia, se aconseja estar acompañados por otros corredores, transcurrir por lugares bien conocidos. No experimentes en senderos poco conocidos ya que la percepción de distancias y lugares se modifican en la oscuridad. Conocer el lugar reduce la posibilidad de que nos perdamos y, salir en grupo, ante cualquier contratiempo con el equipo técnico, está el compañero para auxiliarnos. Una caída, una pérdida o quedarse sin liquido o alimento son problemas que estando solos pueden agravarse, pero en grupo no pasarían de mera anécdota. Además, salir acompañado te permite reconocer sensaciones e intercambiarlas con los compañeros para facilitar el aprendizaje.

    1. DEJA AVISO DE LUGAR Y HORARIO DE LA SALIDA

    Siempre avisa a alguien cual va a ser tu recorrido nocturno y el horario previsto de llegada. Si no tienen familiares o alguien físicamente en un lugar, una solución es dejar tu rastro en alguna red social o servicio de WhatsApp. Cualquier nota que puedas dejar es más valida que nada a la hora de que te puedan buscar en caso de que pase algún problema.

    1. CELULAR CON BATERÍA LLENA

    Recuerda salir siempre con suficiente batería en tu equipo celular; por la noche se puede convertir en tu mejor aliado. No sólo puede ser una fuente de luz o de guía a través del GPS, sino que en un momento puedes avisar a alguien de que te encuentras en problemas. Salir con móvil es imprescindible, pero de noche todavía lo es más.

    1. PILAS DE REPUESTO

    No debe haber sensación mas desagradable que quedarse sin baterías en medio de la noche. La oscuridad se nos cierra de una manera impensada y es realmente un problema mayor. Primero que caminar sobre un terreno irregular se puede tornar muy peligroso y, segundo, que seguro perdemos la orientación que nos puedan dar las señalizaciones del sendero. En estos casos la mejor solución es quedarse a esperar al corredor que viene detrás nuestro y acompañarlo lo mejor que podamos, sin molestar su carrera, hasta el próximo puesto de asistencia y tratar de solucionar nuestro inconveniente Si tu frontal es de batería, procura llevarla totalmente cargada y alguna luz de apoyo, que por pequeña que sea siempre puede ayudar, incluso la luz del celular puede iluminar muchísimo

    1. LLEVA SILBATO

    Casi todas las mochilas vienen con un silbato incorporado; si la tuya no lo tiene, incorpora sin falta el elemento que puede ser de gran ayuda para que te localicen en caso de que necesites ayuda. Trata de averiguar con los organizadores si han establecido algún protocolo en cuanto al uso del silbato y la linterna en caso de emergencias.

    1. ANTE LA DUDA, VUELVE

    Debes tener conciencia de los peligros que sumes cuando corres de noche, por lo tanto si crees que por cualquier motivo las condiciones pueden empeorar, mínimas fallas en tu linterna, si estimas que la ropa no es la adecuada, que te vas a quedar sin agua suficiente; entonces no dudes y vuelve. Es mejor cortar un entrenamiento a tiempo antes de meterse en un lio que puede empeorar tu programa hacia la competencia. Seguro tendrás otro dia para disfrutar de las estrellas.