+54 9 351 383-1266

Deja tu Comentario y crecemos juntos
    GALERIA DE FOTOS EQUIPO CONTACTO CORREDOR
    SUMATE AL EQUIPO DE ENTRENAMIENTO
    TALLER ENTRENAMIENTO NOCTURNO
    CAPACITACION ANUAL

    La importancia de realizar ejercicios de técnica de carrera

    Patologías osteomusculares

     

    Todo el que está en la senda del bienestar sabe que para estar sano hay que cuidar tres aspectos de la vida diaria: la alimentación, realizar actividad física y descanso. Pero a veces no alcanza con esto, científicos españoles han analizado el aumento de patologías osteomusculares debido a una excesiva carga deportiva o a una mala técnica al hacer ejercicio

    Las patologías osteomusculares comprenden las lesiones que se producen en el sistema musculo esquelético, afectando por ende a las articulaciones, músculos, tendones, ligamentos y nervios, presentando variadas sintomatologías pero que generalmente transcurren con inflamación y dolor.

    “Las patologías osteomusculares pueden venir determinadas por hábitos de actividad física inadecuados, tanto por defecto como por exceso. En este sentido, es desalentador que pacientes que cuidan sus hábitos de vida (normopeso, sueño reparador, dieta equilibrada) puedan dañar sus articulaciones debido a una posible falta de información sobre la técnica y el cuidado de su sistema músculo-esquelético durante la práctica deportiva”, explican Magdalena López-Frías, Teresa Nestares y Carlos de Teresa, autores de esta investigación en la Universidad de Granada. A través de su trabajo, publicado en la revista Nutrición Hospitalaria, advierten que, “una vez que la gente tiene claro que para estar sano debe cuidar su alimentación y realizar ejercicio físico, es necesario enseñarles cómo hacerlo para prevenir nuevos problemas derivados de su inadecuada práctica”

    Además, el déficit de micronutrientes en la dieta de los deportistas, como vitamina D, magnesio, zinc, vitamina E, vitamina A y folato, podrían promover e incluso agravar la patología osteomuscular por promover el estrés oxidativo, la inflamación y el dolor del músculo esquelético

    Más allá de que una lesión significa una parada prolongada o no, hace que nuestros objetivos se alejen de la realidad, y por otro lado, especialmente si eres un deportista aficionado, es de considerar el cómo te puede afectar una lesión en el resto de actividades que haces en tu día a día. Por tanto, prevenir una lesión muscular o de articulaciones, si no es una prioridad, considero que debería ser una necesidad.

    5 consejos para la prevención

    Hay que destacar los factores de riesgo que pueden influir en la aparición de patologías y que todo entrenador debería tener en claro, tales como:

    • La edad de individuo.
    • La historia personal de lesiones sucesivas que se hayan padecido
    • Déficit en los componentes de fuerza y de flexibilidad, produciendo estados de fatiga
    • Carencias nutricionales en la alimentación. Sobrepeso.
    • No hacer un buen calentamiento previo ni estiramientos posteriores al entrenamiento.
    • El uso de materiales inadecuados para la actividad (zapatillas, ropa, accesorios, etc) o el estado de la superficie donde se practica la actividad física

    A fin de asimilar los conceptos, en la próxima entradas enumeraré los 5 consejos que espero sirvan de guía para una mejor práctica deportiva, centrándonos en aquellos aspectos que pueden incidir de manera directa y que esté a nuestro alcance mejorarlos, ya que no podemos hacer nada sobre aspectos como la edad o el historial de lesiones recurrentes, pero si analizaremos aspectos tales como:

    1.    Entrenar correcta y adecuadamente.
    2.    Trabajar contra la fatiga.
    3.    Hábitos de una alimentación correcta.
    4.    En caso de lesión, hacer una rehabilitación adecuada.
    5.    Como centrarnos en el equilibrio del complejo muscular lumbopélvico

     

    Referencia bibliográfica:

    Nestares T, Salinas M, De Teresa C, Díaz-Castro J, Moreno-Fernandez J, López-Frías M. Factores de riesgo relacionados con los hábitos de vida en pacientes con patología osteomuscular. NutrHosp 2017;34:228-237.